LA AVIACIÓN: SECTOR CLAVE EN LA RECUPERACIÓN DE LA ACTIVIDAD TURÍSTICA

El turismo como actividad surgió con la aviación y se ha desarrollado hasta llegar a la importancia económica que ahora tiene gracias a ella, sin embargo la crisis económica ocasionada por el COVID-19 pone en riesgo la continuidad de muchas aerolíneas y con ello de la recuperación misma del turismo mundial.

La IATA (Asociación Internacional del Transporte Aéreo) estima que este 2020 la aviación comercial tendrá pérdidas por $314 mil millones de dólares y que esto significará la quiebra de muchas aerolínea.

Adicionalmente, la recesión económica mundial hará que mucha gente deje de hacer vuelos internacionales – calculada en alrededor de 1,500 millones de pasajeros por la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional) – por lo cual a los problemas de liquidez y financieros se sumará la contracción del mercado.

Noruega fue el primer país en disponer recursos económicos para rescatar a sus aerolíneas, seguido por Estados Unidos, Francia, Alemania y otros países. En Italia el gobierno llegó al extremo de la nacionalización de Alitalia, la principal aerolínea de ese país. Otras aerolíneas, destacando Avianca, la segunda más antigua del mundo, no corrieron con tanta suerte y ya se han declarado en quiebra.

Ahora hay que agregar las medidas para la operación en la nueva normalidad, entre las cuales la medida de dejar vacíos los asientos centrales reduciría el factor de ocupación de cabina a un 62%, siendo que para que un vuelo sea redituable requiere al menos de un 77% de ocupación de plazas, calculado según las tarifas actuales.

La única forma para que las aerolíneas trabajen de forma rentable dejando asientos libres es incrementando las tarifas en alrededor de un 50%, terminando una era de vuelos baratos que inició en los años noventa del siglo pasado.

Algunas aerolíneas como American Airlines, Iberia, Air France y Lufthansa se han adelantado estableciendo sus propios protocolos sanitarios que no incluyen dejar asientos vacíos y menos separarlos por mamparas o soluciones por el estilo.

Las aerolíneas argumentan que no es necesario el distanciamiento social dentro de un avión aunque nuestro instinto natural sea tener miedo al contagio en un espacio cerrado.

Explican que los aviones son de los espacios más seguros que puede haber gracias a los sistemas de ventilación HEPA tipo hospitalario que renuevan totalmente el aire de la cabina cada dos o tres minutos y tienen filtros que captan el 99.97% de las partículas capaces de transportar al virus, a lo cual los responsables sanitarios de los gobiernos responden diciendo que es el mismo aire el que es reciclado.

Otras medidas que han tomado las primeras aerolíneas en reanudar viajes internacionales son:

  • El uso obligatorio de mascarillas para pasajeros y tripulación,
  • la eliminación de casi todos los servicios a bordo entre ellos la comida en vuelos de menos de cuatro horas y de porciones empaquetadas en vuelos de mayor duración,
  • eliminación de almohadas y mantas,
  • eliminación de revistas y otros impresos,
  • controles de temperatura,
  • áreas de documentación con mamparas,
  • cambios en los sistemas de embarque,
  • pases de abordar electrónicos
  • uso de escaleras para abordar y desembarcar en lugar de toboganes,
  • y medidas más estrictas de desinfección de cabina.