EVOLUCIÓN DE AIRBNB Y ESTRATEGIAS PARA SU REGULACIÓN

MARZO 2018

ANTECEDENTES

Airbnb fue creado en noviembre de 2008 en San Francisco y actualmente está presente en alrededor de 33 mil localidades en todo el mundo.

Ha hecho posible el viaje de personas que no podían darse el lujo de cubrir las tarifas de hoteles convencionales y también ha permitido visitar localidades que no tenían oferta hotelera, lo que además ha vigorizado la economía de estos lugares antes invisibles para el turismo.

Asimismo, ha contribuido a que personas en grupos puedan gozar de vacaciones en destinos populares en departamentos o casas cómodas a mejor precio que los hoteles tradicionales.

El 75% de los anfitriones registrados en airbnb tiene sólo una oferta de alojamiento, ya sea un cuarto dentro de su casa o hasta una vivienda entera, lo cual le permite vivir o complementar sus ingresos.

Esto fue el inicio de esta idea de economía colaborativa y hasta aquí, todo iba muy bien, pero pronto cambiaron las cosas y airbnb se modificó de forma muy significativa, tendiendo hacia la profesionalización de la oferta de espacios.

LA ACTUALIDAD DE AIRBNB

Airbnb ha tenido a lo largo de su evolución algunos cambios positivos, entre ellos recompensar a los anfitriones por daños cometidos por los huéspedes, algo a lo que inicialmente se negó, llegando ahora a ofrecer pólizas de garantía a los anfitriones que lo deseen. Asimismo, airbnb estableció un servicio de 24 horas para atención a problemas de los huéspedes.

Las ventajas de airbnb para huéspedes y el beneficio económico de una actividad sin regulaciones de ley para los anfitriones, hizo cada vez más atractiva esta plataforma de hospedaje, lo que en pocos años condujo a su expansión acelerada y a una también rápida profesionalización de la oferta.

Actualmente airbnb es un negocio de gran alcance gestionado cada vez más por grandes capitales.

En los destinos vacacionales más populares del mundo, airbnb ha empezado a ocasionar problemas por su rápida expansión y también con la profesionalización de sus múltiples anfitriones.

En Madrid y Barcelona, dos de las ciudades turísticas en donde mayor expansión ha tenido airbnb y otras plataformas similares como Homeaway y Booking, se cha visto roto el clima de convivencia entre residentes y turistas, sobre todo en su centro urbano así como en sus barrios más afamados y con mayor atractivo.

UNA REGULACIÓN EXITOSA: BARCELONA

De acuerdo con “Airbnb Inside”, el portal más confiable en cuanto a cifras del fenómeno airbnb, en Madrid hay 13 mil espacios ofertados a través de esta plataforma y en Barcelona la cifra llega a 18 mil.

En Catalunya el problema del turismo masivo a través de airbnb fue detectado a tiempo y se han tomado medidas legales para frenar las consecuencias, tales como la falta de oferta inmobiliaria para los residentes, los precios desorbitados en los arrendamientos y el incremento del gasto que el ayuntamiento hace en proporcionar todos los servicios públicos de su competencia.

El gobierno comunitario y el ayuntamiento de Barcelona han trabajado en conjunto para regular el hospedaje a través de plataformas en internet.

En primer término, en 2012 se estableció una tasa turística de 2.50 euros por noche válida tanto para hoteles como para espacios de airbnb.

Por su parte, el Ayuntamiento de Barcelona fue pionero en imponer una moratoria hotelera, vigente durante 2015 y 2016 y que concluyó su vigencia al entrar en vigor el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos.

Las normas en la ciudad de Barcelona para alquilar un espacio a turistas son tener un registro o licencia de funcionamiento municipal y pagar el impuesto por noche establecido en 2012.

En 2016, para contrarrestar la ilegalidad y generar impuestos para el Ayuntamiento y el gobierno comunitario, se desarrolló un programa que combinó inspecciones masivas con sanciones tanto a propietarios sin licencia como a las plataformas por no reportar el impuesto al hospedaje y no llevar el control de sus espacios sin licencia de funcionamiento.

Hoy el problema no se ha solucionado totalmente, la convivencia entre residentes y turistas cada vez se deteriora más y aparecen movimientos de locales en contra del turismo masivo, del cual las plataformas electrónicas son responsables en parte.

Los costos de los alquileres han subido enormemente y los barceloneses que viven en barrios con atractivo turístico han sido progresivamente desplazados a las afueras de la ciudad o bien, tenido que asumir el pago de rentas altísimas.

Cada vez más, propietarios de edificios de departamentos se han deshecho de sus inquilinos habituales para rentar las unidades a través de airbnb, generándose serios problemas sociales en la ciudad e incluso turístico, porque los barrios que eran atractivos para los turistas, progresivamente pierden a la población local que era responsable de su sabor y cultura.

En nuestra próxima entrega, analizaremos el fenómeno airbnb en Cancún y la Riviera Maya.