Suplementos

¿Qué se está haciendo con el sargazo?

AGOSTO 2018

ANTECEDENTES

En 2011 y 2015 se presentaron los primeros arribos de sargazos en cantidades fuera de las normales a las costas de Quintana Roo. En ese entonces, las crisis se resolvieron recolectando las algas que habían llegado hasta las playas, primero manualmente con personal de los hoteles afectados y cuadrillas de trabajadores del ayuntamiento, y más tarde con maquinaria para llevarlas más allá de la línea de playa.

En la mayor parte de las veces los sargazos fueron transportados a los basureros municipales y en otras ocasiones se llevaron poco más allá de la playa y fueron enterrados. No se pensó en ese momento en la posibilidad de utilizarlos por lo imprevisto de su arribo y el desconocimiento de que el fenómeno se seguiría presentando, descartándose cualquier intención de aprovechamiento ante la incertidumbre de que hubiera un abasto de materia prima constante que permitiera amortizar una inversión.

 

LA CRISIS DEL SARGAZO

El sargazo comenzó a llegar a las costas quintanarroenses en el pasado mes de mayo y los arribos masivos comenzaron al mes siguiente, detonando la crisis y las primeras acciones emergentes para combatirlo. Se calcula que, hasta el momento, la cantidad de sargazo que ha recalado en nuestras playas es entre tres y cuatro veces mayor a los 200 mil metros cúbicos que llegaron en 2015.

Contra lo que se pensaba, se ha descubierto que no todo el sargazo que llega a nuestras playas procede del Mar de los Sargazos en el Atlántico septentrional, sino que también llega desde el sur Atlántico, de algún lugar no bien determinado frente a las costas brasileñas y venezolanas, especialmente frente a los deltas de los ríos Amazonas y Orinoco, en cuyas cuencas se hace un uso intensivo de fertilizantes químicos que finalmente son vertidos al mar y ocasionan la sobre fertilización de sus aguas.

El sargazo llega durante los meses de verano, cuando el calentamiento de las aguas oceánicas permite que las corrientes marinas frías que los contienen se debiliten y, al perder fuerza, los dejen escapar, por lo cual y sin que exista ninguna certeza, se piensa que el arribo de sargazo concluya en el próximo mes de septiembre.

 

LOS ESFUERZOS PARA LA RECOLECCIÓN Y CONTROL

Inicialmente, para los primeros trabajos de recolección en el mes de junio de 2018, el gobierno estatal aplicó $62 millones de pesos del Fonden (Fondo de Desastres Naturales), para lo cual se hizo primero la declaratoria de desastre natural.

 

En virtud de que esos recursos fueron insuficientes ante la magnitud del problema, el gobierno de Quintana Roo ha dispuesto desde el 9 de agosto una partida de $240 millones de pesos de recursos propios a los que se sumarán otros $218 millones de pesos que se han solicitado ya al gobierno federal.

Con este dinero se formará un fideicomiso para la atención de la problemática en que participen también los gobiernos municipales y la iniciativa privada e incluso aportaciones internacionales que ya han sido ofrecidas para la contención y manejo del sargazo.

El primer uso de estos fondos ha sido la contratación de la empresa Goimar para que, con tecnología desarrollada para la contención de derrames petroleros, instalen 27 kilómetros de vallas frente a las playas de Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen, Tulum y Mahahual.

Estas vallas son tramos de poco más de 30 metros y además de resistir el oleaje no son dañinas al medio ambiente, pues no impiden el paso de las corrientes de agua ni de las especies marinas y adicionalmente su anclaje no es invasivo, tanto que pueden ser retiradas fácilmente al terminar el arribo de sargazo y volver a colocarse nuevamente cuando haya necesidad de contenerlo, ya que se prevé que el problema del sargazo se agudice en los próximos años.

El 16 de agosto se colocó la primera valla en Punta Nizuc, que es uno de los puntos más sensibles del litoral quintanarroense, ya que es precisamente en caletas, ensenadas y pequeñas bahías en donde las macro algas tienen mayor posibilidad de quedar atrapadas. Ahora, en estos días se abre un período de pruebas en donde se afinará la colocación de las vallas para asegurar la consecución de los objetivos de recolectar el sargazo antes de que llegue a los arrecifes y las playas.

Finalmente y en paralelo a los esfuerzos a nivel estatal, el gobierno federal a través de la Semarnat ha formado un comité científico en donde participan varios institutos de investigación de la UNAM y cuya finalidad es dar una atención integral a los problemas que plantea el sargazo, incluido desde el monitoreo vía satélite hasta el planteamiento de diferentes alternativas para su aprovechamiento, ya que es una materia prima que puede tener importantes usos y ser económicamente rentable.

 

Si desea recibir alguno de estos boletines mensualmente en su correo, contáctenos"